El ÉXITO DE LA CANTANTE CALVA

22 Abr


21 de abril de 2012, estreno en Bilbao de “La ciudad muerta” de Erich Wolfgang Korngold. Y un éxito. Un éxito que, en este caso, y tal y como ocurre en las mejores representaciones de ópera, sólo puede tener un nombre: el del compositor. Un éxito de Erich W. Korngold.

Salgo pensando: qué difícil es contratar cantantes, directores y escenógrafos de esos a los que no les duelen prendas a la hora de servir éxitos de esta naturaleza, éxitos que se miden no en arrobas de bravi y bises prepagados, sino por el modo como las gentes salen conociendo mejor y amando más al compositor sin el cual el trabajo de todos estos artistas no existiría. Además, del cuarteto protagonista, tres de las voces debutaban en ABAO. Grata noticia. Prevaleció el excelente sabor de boca que dejó el conjunto artístico por encima de las individualidades, que en otras ocasiones fagocitan las funciones. Y, en este tiempo de egotismo teatralmente tan ensalzado, esto me parece un logro ejemplar.

La bailarina Marietta, desdoblándose en la fallecida Marie en la espectral escena conclusiva del primer acto, fue encarnada por la soprano Emily Magee. Tiene en su repertorio mucho Richard Strauss (me llegan excelentes reseñas de su emperatriz en “La mujer sin sombra”). Y se nota. La norteamericana convenció con su voz de lírica spinto, un timbre oscuro que exhibió con generosidad, sentido y volumen gracias a una escritura musical que se ajusta bien a sus características. Un canto tendido, de notas largamente sostenidas, que transcurre con plenitud por el ancho centro de su tesitura, y que responde bien a los giros algo más expresionistas del segundo acto, sin romper nunca el tono morbosamente seductor y, en menor media, lírico. Emily Magee compuso una Marietta que, desde el interior del sueño, le canta las verdades del barquero a Paul.

El melancólico protagonista fue interpretado por el tenor wagneriano Robert Dean Smith, voz de notable calidad. Es cierto que en demasiados pasajes quedó noqueado por la orquesta y que, en otros, sobre todo en el primer acto, su voz no corrió como debiera, quedándosele muy retrasada y con la emisión y la afinación en un brete, tanto en los agudos como en los reguladores, sin proyección suficiente, un defecto con el que la acústica del Euskalduna es inclemente. Y, sin embargo, su actuación fue pese a todo convincente: tanto en el maravilloso dueto en que se resuelve la célebre canción de Marietta (“Glück, das mir verblieb”) como en la escena final en que Korngold reelabora de forma conmovedora ese mismo motivo, así como en otros muchos momentos puntuales, Dean Smith demostró flexibilidad, concentración, calidez y quilates.

El barítono finés Tommi Hakala acometió en esta producción el doble papel de Frank, el amigo de Paul, y de Fritz, el Pierrot de la troupe de comediantes que corteja a Marietta en el segundo acto (hay que verlo cabalgando a lomos de una gigantesca casita de Monopoly dulcemente iluminada en medio de la noche…). Fue un Frank de magnífico porte, de poderosos medios vocales y actorales, aunque su Fritz adoleció, en cambio, de falta de sabor vienés, y así el planteamiento musical de la muy idiomática “Mein Sehnen, mein Wähnen” careció de su perfume de opereta, de su insinuante delicadeza. En cualquier caso, un barítono de fuste.

Brigitta fue servida por la mezzo Christa Mayer, y se mostró cumplidora y segura tanto en su papel de fiel criada (lástima que una batuta demasiada enérgica e impulsiva la privara de demorarse y lucirse más en el arioso con que culmina su diálogo inicial con Frank), como en el de monja (en este caso, crucificada), que es el que le corresponde en el sueño. Digna de mención la participación del coro infantil, componiendo de forma adecuada las mágicas armonías que acompañan la procesión del Corpus Christi en el tercer acto.

Erik Nielsen, director estadounidense, y “Kapelmeister” desde la temporada 2008-2009 de la Ópera de Frankfurt, estuvo al frente de la Orquesta Sinfónica de Bilbao-BOS. El trabajo fue meritorio de principio a fin. Pero me llama la atención que la concepción musical de alguien que ha sido arpista de la Filarmónica de Berlín, como es el caso de Mr. Nielsen, no lograra extraer de la orquesta todo el refinamiento tímbrico, toda la morbosa poesía, toda la virtuosa planificación dinámica que hubieran sido deseables en una partitura cuya orquestación es subyugante hasta la exuberancia (piano de cola, gongs, órganos, mandolina y caja de vientos en el foso, entre otras chucherías).

En su debe, cierta urgencia en los tempi del primer acto, parecía que le quemaban los silencios; en su haber, cómo consiguió lidiar el abigarrado carnaval de referencias temáticas y géneros musicales sobre el que se construye el segundo acto, así como la acentuación del memorable final, sin sentimentalismos. En cualquier caso, tratándose de una página y un repertorio no demasiado trillados por estos lares, se trató de un pequeño reto interpretativo solventado de manera muy positiva por la formación bilbaína.

Dejo para el final la dirección de escena. Ha sido un acierto completo reponer en Bilbao la producción de Willy Decker (en esta ocasión, la reposición ha sido dirigida por Karin Voykowitsch) que, tras su estreno en el festival de Salzburgo de 2004, ha viajado por las mejores salas del mundo, desde el Covent Garden de Londres al Concertgebouw de Amsterdam. Ayer, uno estaba sentado en su butaca del Euskalduna y, por fin, lo que tenía ante sus ojos era un espectáculo de talla mundial.

La producción de Decker convence por su inteligencia. Huye de una aproximación naturalista a la escena, y si bien eso le hace perder, quizás, cierto sabor realista (los fantasmales campanarios, el efluvio mortal de las casas asomadas a los canales, el decadente y mortuorio interiorismo), logra a cambio que el espectador penetre en el interior de la trama, orientándose en el laberinto de espacios y tiempos construido por Korngold y su padre, de la mano de Georges Rodenbach. Con elementos teatralmente a veces simples, consigue efectos dramáticos casi siempre complejos. Y eso es un rasgo de talento.

Decker no se pierde ni en un simbolismo de baratillo ni en freudianismos de provincia. Hay poca ganga en esta producción, casi todo tiene sentido, orden y fuerza. Pongo un ejemplo bien sencillo: las paredes del apartamento de Paul semejan enormes pizarras, cuya mitad superior está caligrafiada en una deleble tiza, y cuya mitad inferior está a cambio vírgen, borrada. Es una metáfora perfecta de la memoria a la luz del entrejuego de la vida y la muerte. Como en una pizarra, no se puede volver a escribir si no se libera antes un espacio para los nuevos contenidos, igual que ocurre con Marie y Marietta.

No puedo seguir detallando los aciertos, siendo el más obvio de todos ellos la duplicidad del espacio, en una adecuado recurso de “mise en abyme”. Recordemos que en esta obra el “tiempo narrado” y el “tiempo narrativo” no coinciden, pues el acto de soñar dura menos que el contenido del sueño. Y Willy Decker ha sido muy consciente de este desfase, invitándonos a regresar al espacio inicial de la trama después de un alucinante viaje por la libidinal dimensión del sueño, para concluir dibujando una escena final, emocionalmente intensa y moralmente sabia, con medios muy desnudos.

Teniendo en consideración todos los criterios que concurren en el montaje de una ópera (el valor musical del título, la solidez y conjunción del elenco vocal, el trabajo de dirección musical, la inteligencia, calidad y emoción de la puesta en escena) estamos, sin duda, ante la mejor función de la temporada. Con neta diferencia.

Fernando Bayón, 2012.

Anuncios

6 comentarios to “El ÉXITO DE LA CANTANTE CALVA”

  1. Itziar 28/04/2012 a 0:23 #

    Hola amigos:
    Tengo que reconocer que esta ópera, “Die Tote Stadt – La Ciudad Muerta” de Erich W. Korngold es tan exigente y los comentarios de Fernando tan sabios, que me resulta muy difícil hilvanar cuatro frases que digan algo mínimamente coherente.

    Ya os contaré más adelante algo de mis impresiones. Ahora me interesa sobre todo avisaros, por si no hubierais tenido noticia, de una nota de ABAO-OLBE que os transcribo para simplificar:
    =====================================================================
    “ABAO-OLBE en TVE 2 el martes 1 de mayo
    El prestigioso programa de la 2ª cadena de Televisión Española, Programa de Mano, ha realizado un extenso reportaje sobre la ópera DIE TOTE STADT que ABAO-OLBE está representando, estreno en Bilbao, durante el mes de abril.
    El reportaje incluye entrevistas a los principales miembros del elenco, director artístico de ABAO-OLBE, director musical, y muchas sorpresas más y se emitirá el próximo martes 1 de mayo a las 20:00 h.”
    =====================================================================

    ABAO-OLBE acaba su nota con cita a varios enlaces sobre críticas a esta representación, entre ellos y como bonito detalle por su parte, menciona NUESTRO BLOG DE ÓPERA y particularmente los comentarios de Fernando con ocasión del estreno, lo cual está muy bien, creo yo. Aunque esta difusión del blog nos pueda retraer algo más a participar,yo espero que no sea así, sino al contrario, más amigos de clase o visitantes al blog, nos animemos a dar nuestras opiniones.

    Saludos cordiales,
    Itziar.

    • Itziar 01/05/2012 a 10:34 #

      Hola, amigos:

      como lo prometido es deuda, aquí os paso mis impresiones sobre la representación de anoche, lunes 30 de abril, la última de “Die Tote Stadt” en el Euskalduna.
      Me animé a volver a verla y mereció la pena, porque TODO MEJORÓ respecto a la función del estreno.
      La asistencia fué muy alta, un llenazo, seguro que funcionó el “boca a boca” y las buenas críticas y comentarios.
      Creí apreciar algo más de gente joven que en otras ocasiones,diría que un público más variopinto. Escuché hablar francés, inglés y creo que tambien alemán (además de castellano y euskera, claro); y sentí la grata sensación de que Bilbao, además de otros muchos méritos, también va a ser un referente, si no lo es ya, en el circuito lírico europeo con representaciones operísticas como ésta que ahora nos ocupa.
      Tuve oportunidad de saludar a unas cuantas compañeras de clase y algunas coincidimos en el entreacto alabando la representación.
      Estuve en las primeras filas, bastante lateral pero la cercanía al escenario me llevó a una “inmersión” total, una gozada.
      Comparativamente con la función de estreno, sólo son mejoras las que puedo detallar:
      – la dirección orquestal estuvo mucho más pausada y profunda, aunque en algún momento tapaba a los solistas. La BOS sonaba bien, tan bien que no llegaba a reconocerla, quizás por el uso de instrumentos poco habituales o porque interpretan poco la tan especial música de Korngold, no lo sé.
      – la dirección artística, ya conocida, pero muy grata de apreciarla otra vez y me vino bien repetir para comprobar detalles de los que hace mención Fernando en los comentarios de este post.
      – las voces solistas y los coros muy requetebien: para mí, se llevan la palma las mujeres, en particular Emily Magee, que borda los papeles de Marie y de Marietta. Christa Mayer, tiene un pequeño papel, (es la anciana ama de llaves, Brigitta), pero con ella se inicia la representación, es por lo que me parece muy comprometido su trabajo; estuvo en su papel, más que el día del estreno, la orquesta y el director le dejaron cantar lentamente y con mucho sentimiento y diría que “metió” al público en la función. Respecto a las voces masculinas, muy bien tanto el tenor, Robert Dean Smith en el papel del viudo y enamorado Paul, con un papel muy exigente y casi toda la función en el escenario; como el barítono Tommi Hakala; en el doble papel de Frank (el amigo) y de Fritz (el pierrot), con una presencia en el escenario enorme, por fisico y tamaño de voz. También mejoró esta vez su interpretación como Pierrot y es de agradecer su esfuerzo en su doble papel, pero con Frank está soberbio.
      Toda la obra rezuma un romanticismo y una melancolía que creo son la clave de su éxito; también ayuda la puesta en escena original de Willy Decker que mantiene su frescura a pesar de los años (creo que es de 2005 en EEUU). Y por supuesto, es la MUSICA de Erich W. Korngold la que no sólo acompaña sino que es principal protagonista en crear ambiente y transmitir emociones,

      Este amigo Korngold ha sido todo un descubrimiento para mi, a partir de ahora le seguiré la pista; por de pronto, parece que a la BOS también le gustó porque ya en su próximo concierto (3 y 4 de mayo) le volverán a interpretar, esta vez su concierto para violin y orquesta con violinista de relumbrón, Alina Pogostkina y con director invitado, Josep Caballe Domenech.

      Aquí va un resumen de menos de 3 minutos con momentos preciosos de la misma producción de ópera que hemos visto en Bilbao, la original de Willy Decker, en este caso representación en el teatro de la ópera de San Francisco con una espléndida Emily Magee, (en este caso acompañada de Torsten Kerl).

      Y ya para terminar, recordaros que dentro de 15 días nos plantamos en el ensayo general de “Nabucco”, la última ópera ABAO de la temporada,¡qué rápido se termina! claro que si alguien me pregunta por la mejor función que he visto, le diré que la última, “La ciudad muerta” de Korngold y no es un tópico, es la verdad, creo que será la única obra de la temporada 2011-2012 de la que mantendré un inolvidable recuerdo.

      Saludos cordiales,
      Itziar

  2. Javier Gil 14/05/2012 a 22:05 #

    14-5-12
    Querido Fernando:
    Siempre se recuerda como buenos profesores a los que han sabido trasmitir con sencillez los conceptos complicados.Hoy has hecho una demostración magistral de ello,a los poco iniciados en el solfeo,llevándonos através de el pentagrama a la comunión de sus notas con la mavillosa voz y tecnica de María Callas.
    Muchas gracias

    • Isabel 15/05/2012 a 11:04 #

      Me sumo totalmente a la opiniòn de Javier.
      Me ha parecido algo mágico la conexiòn que se genera entre el compositor y la cantante a través de unos símbolos en la partitura en los que que yo ni había reparado ni pensaba que tenían ningún sentido.
      Gracias por introducirnos en este lenguaje musical que nos ayuda a disfrutar aún más.
      Isabel,

  3. Javier Gil 17/05/2012 a 22:22 #

    El ensayo general de Nabuco,estuvo bien en su conjunto.La María Guleghina ,una verdadera dama del canto,en un papel tan dificil se entregó por entero ,aun cuando fuese un ensayo.Sirvió además este para percatarnos de cuan necesario es,para corregir desajustes cara a las representaciones oficiales
    Saludos
    Javier
    Sirvió además

    • Itziar 18/05/2012 a 0:40 #

      Yo también asistí al ensayo general de “Nabucco”. Me gustó más de lo previsto: Abigaille y Zaccaria sobresalen, la orquesta sonaba bien, la puesta en escena con buena iluminación; los movimientos de actores y coros muy rígidos. En resumen, bien, pero no emocionante; se me hizo un poquito larga,… daré más detalles cuando vea la función de abono.

      Y recordando la clase de preparación a “Nabucco”, aquí está la maravillosa voz de MARIA CALLAS en el aria Anch’io dischiuso un giorno / Salgo gia del trono, con la partitura ya que vamos a aprender a leer solfeo, con semejantes diva y profesor, nos lo ponen muy fácil…

      Saludos cordiales,
      Itziar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: